viernes, junio 08, 2007

¿Y AHORA QUÉ HACEMOS CON HUGO CHAVEZ?


Con los chimpancés no se puede hacer nada. En realidad toda Venezuela debería de reestructurarse o desaparecer y los monumentos levantados a Simón Bolivar (el mayor traidor de la historia, tras la independencia de los pueblos Sudamericanos) deberían ser destruido, tirados al suelo y sobre la efigie caída llenarla de escupitajo y hacer una fastuosa fiesta orgiástica tropical. Bolivar fue la gran estafa para Sudamerica y principal creador de tanta republiqueta que hoy la puebla. Tras el falso discurso de integración éste tirano empezó a dividir unilateralmente los territorios liberados (el Perú fue su mayor víctima quitándonos Guayaquil, y luego creando Bolivia)para su conveniencia e intereses particulares (ahí está ese bodrio histórico llamado la gran colombia). Es que el Simón, como todo Dictador embriagado de poder quería más Poder, tan igual como hoy lo quiere su émulo Hugo Chávez, militarote que apenas aprendió a leer y escribir y hoy dirige todo un país a punta de patadas y discursos monocordes. ¿Integración de todos los países pobres de América?, que va, América, tan pintoresca y tan puta, nunca estuvo más dividido que ahora: con su derecha depredadora y arlequín, con su izquierda troglodita y torpe, y con sus repúblicas que no son otra cosa que la extensión de sucias componendas de quienes la independizaron, la crearon y la gobernaron .
(Fotomontaje pop de Hugo Chavez, con elocuente peluca. Cortesía de la resistencia libertaria de venezuela).

5 Comentarios:

Blogger Carlos A. Quiroz dijo...

Eres un fascista! llamas a Chavez chimpance por su raza afro descendiente? ser negro es el pecado del venezolano, su forma de hablar, su personalidad y caracter es propia de la hermosa gente negra de nuestro continente. Dejalo al venezolano en paz, su pueblo le quiere y eso es lo que importa, aun asi una manada de estudiantes adinerados salgan a gritar en defensa de una empresa corrupta. Que tal veneno que derramas sopenco.

9:11 p.m.  
Anonymous llanero dijo...

... tranquilo moquito!! se te salió la calentura tropical!!!! ta bien te doy la razón aunque no te entendi nada jajaja

12:50 p.m.  
Anonymous Anónimo dijo...

creo que el intolerante es usted con su comentario brutal y venenoso que en nada contribuye a nuestra américa.

Juan Diaz Puebla.

8:40 a.m.  
Blogger Giordano Bruno dijo...

jajajajajaj..Hugo Chavez es un dictador y todos están cortados con la misma tijera, sean negros, blancos o amarillos (los hay para todos los gustos: Idi Amin, Ceacescu o Fujimori): insultan la inteligencia de sus ciudadanos.
No hay que ser Popper para darse cuenta que Venezuela está inmersa en una sociedad cerrada, donde la crítica y la disidencia están proscritas y se reprimen brutalmente.
Hugo Chavez es un gorila (física e intelectualmente) y de eso no tiene la culpa la raza negra que lo prohijó, a lo mucho será culpable la putamadre que lo parió.
Ese peruanista huele raro, huele a Humala y a resaca etnocacerista (con llonque, como debe ser).

P.D. lo único en que estoy de acuerdo es que Puñalón es un sopenco.

5:45 p.m.  
Blogger parapiti pora dijo...

PARAGUAY: VIDELA SÍ, CHÁVEZ NO
(Publicado en Kaosenlared x Luis Agüero Wagner)
Mientras en los países de la región los Derechos Humanos y la libertad de pensamiento van ganando terreno e incluso sirven de plataforma a los políticos para captar votos, los émulos del senador Mc Carthy en Paraguay, capitaneados por el propietario del diario ABC color Aldo Zucolillo, han retrocedido medio siglo en el tiempo que mide el contexto internacional, en un país en el que sólo basta alejarse unos 15 kilómetros de la capital para volver del mundo contemporáneo a la prehistoria, pasando por el modernismo, la edad media y el mundo antiguo. Es lo que se deduce del desmesurado espacio que vienen dedicando a satanizar a Hugo Chávez y a su política exterior, llegando al extremo de escrachar con fotos e infografías a supuestos simpatizantes paraguayos de la revolución bolivariana.
Nada más natural en un medio donde los políticos que hablan de derechos humanos pierden intención de voto entre el electorado, y la popularidad sube cuando más mano dura prometan.
Para honrar la memoria, debemos puntualizar que no siempre la prensa paraguaya se mostró tan susceptible a las amenazas a las libertades públicas de la región, sobre todo en tiempos en que los dictadores se asemejaban más al prototipo promovido desde el norte que a sus propios pueblos. Nadie se escandalizó en el periodismo libre cuando el General Alfredo Stroessner visitó Venezuela en junio de 1957 para estrechar vínculos con el dictador militar del país caribeño, General Marcos Pérez Jiménez, en tiempos en que ambos subproductos de la política exterior estadounidense concedían graciosamente tajadas del espectro radioeléctrico a sus adulones. Para que no queden dudas sobre el carácter marcial de su visita, Stroessner se alojó en el local del Círculo de las Fuerzas Armadas de Venezuela, en Caracas.
Un par de décadas más tarde, un 20 de abril de 1977, era recibido por Stroessner con los honores correspondientes, el Teniente General Jorge Rafael Videla, quien llegaba al Paraguay acompañado de su esposa Alicia Raquel Hartidge. A la noche se llevó a cabo una recepción de gala en el Palacio de Gobierno de Asunción, donde no faltaron los pundonorosos y austeros luchadores por la libertad de expresión, que aún no habían sido seleccionados por la embajada norteamericana como propagandistas de la democracia tutelada. Es conocido que la National Endowment for Democracy , la USAID y la CIA se abocarían a fabricar entre ellos a bien remunerados disidentes y “luchadores por la democracia” en el crepúsculo del régimen militar paraguayo.
Al conocerse a principios de marzo en Asunción la próxima visita de Videla, ABC color publicaba su recordado editorial donde criticaba al presidente Jimmy Carter por su énfasis en la promoción de los Derechos Humanos y defendía al proceso argentino sentenciando que al presidente norteamericano le era muy fácil pontificar lejos del problema. Por las mismas fechas eran apresados en Asunción Alejandro José Logoluso y Marta Landi, entregados a los sicarios de Videla por las fuerzas represivas paraguayas. Los grupos de tareas de Pastor Coronel tampoco se apiadarían de José Nell, paralítico desde que recibió una bala en los disturbios desatados en Ezeiza por el retorno de Perón.
El 28 de enero de 1999 Hebe de Bonafini pidió a Baltasar Garzón que solicite la extradición del dictador Stroessner, presentando documentos tales como una ficha policial de la Dirección de Registro de Extranjeros paraguayos de la desaparecida argentina Dora Marta Landi Gil, que está fechada en Asunción en marzo de 1977; una tarjeta del Ministerio de Salud Pública y Bienestar Social de Marta Landi, que está registrada en Asunción el 10 de marzo de 1997; y un informe de la policía de Asunción, donde se notifica que Marta Landi (argentina), Alejandro José Logolusso (argentino), José Nell (argentino) y otros han sido expulsados del país. Este informe policial está fechado el 16 de mayo de 1977. Entre los documentos, también destacan un registro de vuelo en el que se acredita que, el 16 de mayo de 1977, el capitán de corbeta José Abdalá, (alias Turco) trasladó a Landi Gil y a su compañero, Alejandro José Logolusso, de Asunción a Buenos Aires.
El destino de todas estas personas, embarcadas en el vuelo del que jamás regresarían, con seguridad poco importan a Zucolillo y otros paladines de la democracia sin chavismo, ayer tan ocupados en recibir las mieles de la proximidad al poder dictatorial, como hoy en sostener su autocomplaciente y fantasmática reputación democrática, aún al precio de buscar sombras en el cuarto oscuro de su conciencia. LUIS AGÜERO WAGNER.

6:55 a.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal