viernes, octubre 12, 2007

Queridísimo Ramón Gomez de la Serna..

Yo hubiera querido escribir como Ramón (Madrid 1888-1963), aquél que fundó el monólogo inteligente y el ingenio inmediato para crear frases que son como estampas grapadas, para siempre, en la memoria, y a cuyo oficio denominó "greguería", por aquello de las imágenes cotidianas y sencillas que capta el ojo del hombre para luego acunarlas en papel fresco que humean olor a ironía, humor negro, y agudeza, extendiéndole así su partida de defunción a las ya caducas y soporíferas "Máximas" (o su gemelo ridículo made in perú "Pastillas para levantar la moral") : "Nos aliviaríamos si comprendiésemos que morir es la última diversión de la vida". Con Ramón no hay pierde, con él uno aprende amar y reirse de la vida y de sus crueles embustes, reirse de uno mismo, he ahí nuestro secreto plan, receta para quienes justamente vivir les pesa tanto como su propia mugre.

1 Comentarios:

Anonymous Persio dijo...

Inconmensurable Ramón Gómez de la Serna. Un par de greguerías suyas:

"Si ya ha caído el rayo, el aviso del trueno sobraba."

O: "Cuando por los altavoces anuncian que se ha perdido un niño, siempre pienso que ese niño soy yo."

12:01 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal