lunes, junio 26, 2006

FILO AL CATRE: EL MARQUÉS DE SADE



Abre el telón el Marqués de Sade.-
A vosotros los Libertinos de todas las edades y de distintos sexos, sólo a vosotros dedico este Libro; nutríos de sus principios, que favorecen nuestras pasiones; esas pasiones con las que los heriáticos y ramplones moralistas os espantan y que son los medios que utiliza la naturaleza para conseguir que el hombre llegue a entender como ella misma lo entiende; escuchad sólo esas deliciosas pasiones, cuyo órgano es el único que os conducirá a la felicidad.

Mujeres lujuriosas, que la voluptosa Saint-Ange sea vuestro modelo; seguid su ejemplo y despreciad todo lo que atente contra las divinas leyes del placer, que la encadenaron durante su vida.



Habla la lujuriosa señora de Saint-Ange a El Caballero de Mirvel -

Señora de Saint-Ange.-¿sabés que estoy un poco arrepentida de mi curiosidad y de todas esas obsenidades que se han planificado para hoy? en realidad, amigo, eres demasiado indulgente. Cuanto más razonable deberías ser, mi maldita cabeza más se excita y se vuelve más libertina; tú me lo toleras todo, sólo lo haces para mimarme.....a mis veinte años debería ser más devota, y sin embargo soy la mujer más libertina. No te puedes imaginar lo que se me ha llegado a ocurrir, amigo, lo que quisiera hacer. Creía que relacionándome sólo con mujeres llegaría a ser prudente; que concentrando mis deseos en mi propio sexo, no sentiría inclinaciones hacia el vuestro. Ilusas pretensiones, amigo; los placeres de los que deseaba privarme no han hecho más que presentarse con mayor ardor a mi espíritu y me he dado cuenta que, cuando alguien como yo ha nacido para el libertinaje, es inutil imponerse frenos; pronto la fogocidad del deseo rompe cualquier barrera. En fin querido, soy un animal anfibio: todo me gusta, todo me divierte, quiero unir todos los sexos (.....)

Qué fantasía tan rara me he forjado: quiero ser el Ganímedes de este nuevo Jupiter (N.R. la señora Hace referencia al bisexual Dolmancé), quiero ser la víctima de sus gustos, sus extravíos; como sabes, querido, hasta hoy sólo me he entregado así a tí por complacerte, o a algunos de mis criados, quienes pagados para tratarme de esa manera, sólo se prestan a ellos por interés. Hoy no se trata ni de complacencia ni de caprichos, es simplemente por gusto.



La Señora de Saint-Ange imparte lecciones de placeres a la virginal Eugenia .-

Eugenia: ¡¡ah mi reina, cuánto placer me das!! ¿Cómo se llama esto que hacemos?

Señora de Saint-Ange: Masturbarse amiga mía.....darse placer. Pero espera...cambiemos de postura; examina mi coño...así es como se llama el templo de venus. Examina con atención este antro que cubre la mano; voy a entreabrirlo. Esta elevación que aquí ves coronada, se llama el monte: se cubre con vello hacia los catorce o quince años, cuando la joven empieza a tener la regla. Esta lengüeta que está debajo, se llama clítoris; es el punto más sensible de las mujeres, es ahí donde se concentra toda la sensibilidad. Es imposible que no me desmaye de placer cuando me acarician aquí. Pruébalo.......¡¡¡ah bribonzuela!! ¡¡¡como lo haces!!! ¡¡¡se diría que no has hecho otra cosa en tu vida!!!.....¡¡¡detente!!! ¡¡¡detente!!!...no quiero entregarme aún...

Eugenia: ¿Qué quieres decir con la palabra puta? Perdóname pero estoy aquí para aprender..

Señora de Saint-Ange: Así llaman, preciosa, a las víctimas públicas del libertinaje de los hombres, siempre dispuestas a entregarse por el temperamento o el interés de ellos; mujeres dichosas y respetables, a las que la opinión condena, pero que la voluptuosidad corona y que, mucho más necesarias para la sociedad que las mojigatas, tienen el valor de sacrificar, en su servicio, la consideración que injustamente esa misma sociedad les niega. ¡¡¡Vivan aquellas que se sienten honradas por ese título!!! Ésas son las mujeres verdaderamente amables, las únicas realmente filósofas. En cuanto a mí, querida, que, desde hace muchos años trabajo para merecerlo, te aseguro que, lejos de molestarme, me agrada. Es más me gustan que me llamen así cuando me follan; ese insulto me calienta la cabeza.

(continuará)

2 Comentarios:

Blogger No future dijo...

ja ja censurador

11:42 p.m.  
Blogger Lo peor del mercado dijo...

Toda perversión está como base desde la misma infancia. Pero tambien somos el lugar donde nacimos, la familia a la que pertenecemos, los espejos que nos rodean y nuestros deseos imposibles. Estamos hechos de pedazos muy distintos que no encajan y que sangran cuando se juntan.
El amor viene a quitarle terreno a las pasiones y a las palabras que nos calientan la cabeza. Pero ninguno de nosotros tiene la valentía de renunciar a ese invento de los hombres débiles. Ni siquiera a cambio de la mejor cama del mundo. Prueba de eso es que siempre suponemos esa cama como ajena.

Abrazos

5:18 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal