lunes, julio 31, 2006

LA LINTERNA DE DIOGENES: ALBERTO GUILLEN



Ayer anduve husmeando en la FIL de Lima (Feria Internacional de Libro), y la verdad es que estas ferias son una joda. Los libros siguen siendo igual de caros como las ofrecen en las Librerias; y si uno va con su modesta lista de obras que quiere adquirir, en ningún puto puesto las encuentra, ni en las editoriales internacionales, ni en sus distribuidores. Señor tiene a este fulano…..¿cual es el título de la obra? –me pregunta el dependiente-…...tal…..-le respondo-. Luego de pensar la respuesta como si de una pregunta de matemática se tratase, el dependiente me responde: nuestra editorial nos los ha editado……que sí, -le digo- ..que no…que sí –nuevamente, le insisto- que aparece en su página web..-le agrego-.. que no –insiste el dependiente-….…que no sabemos entonces….que tendría que consultar, que vuélvase mañana y le tengo una respuesta….que déjeme su numero de Teléfono (el viejo cuento, nunca llaman)….que esto, que lo otro, que aquello…….. quelaputamadre quelospario, deberían de ofrecernos las cosas decentes que editan y no las gran cantidad de libros inservibles y repetidos.

Anduve husmeando en la FIL de Lima evitando el roce con escritorcillos y aprendices de escritorcillos que, como polilla siempre pululan en ocasiones como esta. Así estaba, diciéndome “lo lamentable y pobrete que es esta feria”, y decidí arrimarme a los puestos roñosos, olor resina y sudor, donde se rematan libros polvorientos y de segunda (si eres alérgico, te jodiste). Ahí donde anclan los estudiantes que están en el dilema “comer o leer” me sumergí a buscar libros como si fuera un golfi o un gato callejero que en las noches (con pezuñitas algo timidas y miradas asustadizas) buscan comida en el basural. Sumergido entre Libros amontonados e inservibles, y aguantando los empujones de mocosos misios, de pelos casposo, ojos hundidos (como enfermos de TBC) y libro en el sobaco, de pronto pesqué una joya, que una Joya, un Joyón en medio de esa ruma de libros viejos (de hojas amarillentas y ediciones tipográficas). Dicho joyón lleva por título “La Linterna de Diógenes” de Alberto Guillén, en una edición antigua, de 1923, en impresión tipográfica. Se me hizo el día.

El Joven Guillen (Peruano y Arequipeño, lo que ya es un problema), andarín y achorao iconoclasta, de valiosa tinta, estuvo joven en España donde, tinta contaminada y líbelo en mano, armó mas de una trifulca. Desde ese momento andaba ya malograo, se volvió sospechoso y un jijuna de gran valía y coraje. En su estadía Española visitó a todos los escritores que en ese momento eran los mas representativos de la elite cultura e intelectual de España, es decir los más más, los men del asunto literaturítico, desde Azorín hasta el inigualable Pio Baroja.

Cada una de esas visitas y las impresiones de estas (y estos) fueron recogidas en un libro con olor a malicia, con tufillo de burla, con cielo de sorna provocadora y perspicaz lengua larga:
“La Linterna de Diógenes”. Como dice el poema "vomitó la Luz". Guillén iba de peleón y a la contra con los escritores consagrados que, cual cenicientos, lo habían recibido amablemente en sus casas o estudios. Guillén en el Librito acusa sus poses de Dioses, haciéndoles aparecer como payasos en ruina y mediocres vejestorios. Guillén no respetó ni las confidencia privadas, ni las opiniones que un escritor tenía sobre el otro, “ese tal..es un imbécil (pero no escriba eso, Joven Guillén)”. Es decir, dinamita pura. “La Linterna de Diógenes” cuando fue publicado en España (en 1921)le trajo mas de un enemigo al panfleta, situación que a él lo ponía feliz. (No dudo que en Madrid Guillén haya llevado un revólver escondido en su gabán, por si algún resentido lo atacaba).

El canalla Guillén murió en 1935 de Tuberculosis. Demás está decir que cuando en medio de la mugre encontré esta joya, me puse feliz, si hasta era capaz de ruborizarme y decir que la FIL era un maravilla.

6 Comentarios:

Blogger No future dijo...

Bueno por lo menos tu no encuentras los libros, ayer estuve en una libreria en miraflores (no diré cual) sólo ingresé porque en su vitrina exihibían LUNAR PARK de BREAT EASTON ELLIS en edición de mondadori. Lo curioso es que se me acercó una diligente dependiente a ofrecer su "ayuda"; le informé sobre el libro que buscaba, entonces luego de mariposear por sus anaqueles y consultar en su computadora, me informó que no tenían ese título, pero que volviera en quince días. Cuando le hice notar que el libro en cuestión estaba en exhibición, no tuvo mejor idea que consultar con un supervisor, y luego de un breve conciabulo, decidieron salir de la tienda a cerciorarse que en realidad si tenían el libro que ignoraban que tenían.....obviamente no compré nada, temi por un momento que todo fuera una sobredosis de ficción.

10:44 p.m.  
Blogger corvus dijo...

buena onda lo de la linterna de diógenes, siempre me he imaginado que diógenes es la conciencia, o al menos, la conciencia viste con un barril y carga una linterna buscando la virtud por la Grecia que es nuestra mente, sin encontrar nada.

las ferias de libros son una lata, acá en México le venden a uno puros libros de down brown y su código tapinchi, los caballos de troya, libretes de selfhelp (en especial una basura subliteraria llamada carlos cuauhtemoc sánchez, que para colmo eso obligatorio en la secundaria) y los hornos de hitler. claro que también hay libros muy buenos pero esos son caros o para adquirirlos se requieren anecdotas similares a las suyas.

saludos!!

10:05 a.m.  
Blogger vic dijo...

Fui a la FIL para ver una muestra de poesia joven(claroscuro) creo que lo más interesante ese día de cierre. Tienes razón, los libros cuestan demasiado, por eso todos se refugian en la pirateria. Sobre "la linterna de Diógenes" es un libro de calidad literaria? o solo es una burla, hay algún tipo de crítica constructiva? me interesaria leerlo. Una pregunta más: la canción "the man with the armonica" quien es el autor?

saludos azules

12:00 p.m.  
Blogger vic dijo...

no se salió mi anterior comentario, en todo caso "the man with the harmonica, quien es el autor?

12:07 p.m.  
Blogger El Puñalón dijo...

Vic;

1)Si te gusta la sátira, el buen humor negro, y el arte del Libelo (arte que, con gran talento, cultivara este escritor Peruano), La Linterna de Diogenes será de tu agrado.

2)"The man with the harmonic", es de Ennio Morricone, y forma parte del soundtrack de la película western "Erase una vez en el Oeste".

Saludos,

El Puñalón.

7:54 a.m.  
Blogger vic dijo...

gracias, es lo primero que haré, encontrar ese librito, felicitaciones por tu blog esta pajita!

9:16 p.m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Comentarios de la entrada [Atom]

<< Página Principal